Entrevista para LT8: "Hablar de despenalización es una vulgaridad intelectual"

23 de julio de 2014

Foto de Urgente 24.
Laura Etcharren* (socióloga) en La Vereda de Enfrente. Entrevista realizada por Rául "Bigote" Acosta. 


-Laura Etcharren, usted ha dicho: “Creer que la despenalización del consumo de drogas reduce la actividad narco es no saber cómo funciona el mercado del crimen organizado”. ¿Dijo usted esto?

Sí, hace un ratito, cuando leí las declaraciones de Berni, que ha dicho que hay que abrir nuevos paradigmas y una de las cosas que propone es la despenalización no solamente de la marihuana sino de nuevas sustancias. Con lo cual se vuelve a poner de manifiesto, desde el simulacro nacional y popular, la banalización que hay sobre el tema del narcotráfico, porque pensar que el narcotráfico se va a sentir afectado por el tema de la despenalización de drogas es no conocer cómo funciona el mercado y no saber que la génesis del narcotráfico es realmente el dinero.

-Sobre esto conversaba el sábado, en un programa que tengo, con Marcelo Sain. Decíamos que, si se sacaba definitivamente el tema de la penalización y se ponía en superficie comercial la producción, distribución y venta de la droga todo el mercado oscuro, escondido y cruel no sería tal. Y el argumento que usábamos -lo acompañé en ese argumento- es que nosotros sabemos que el alcohol es una de la peores drogas y salvo ‘no te emborraches nene’ después todo lo que sea compra y venta de alcohol está regulado por el mercado; del mismo modo que sabemos que el alquitrán del tabaco provoca cáncer y todo el mundo termina drogarse en superficie y sin que sea clandestina la compra-venta.

En realidad tiene mucho que ver con cómo se está manejando hoy el tema de la seguridad desde el gobierno nacional. En el contexto social, con esta gran maquinaria de marginalidad que hay en Argentina, hablar de la despenalización de la drogas que hoy por hoy estás tipificadas como ilegales es verdaderamente una irresponsabilidad, no es un avance. Esto lo podés hablar en el contexto de otras sociedades, en el contexto de un país donde hay una normativa, donde hay una regulación social, pero no en un país como el nuestro donde se toma el tema de la inseguridad para canalizar ciertas frustraciones del turismo aventura, la ficción del Rambo perdido, como hace Berni con las operaciones que se venden dentro de lo que ha sido Rosario como emblema, o pensar también la construcción de ciertos superhéroes de Cartoon Network como Pepe Scioli cuando habla de su lucha contra el narcotráfico y en realidad vemos que hay una provincia de Buenos Aires que está absolutamente colapsada con una célula de la Mara Salvatrucha operando allí. Razón por la cual, hoy por hoy, hablar de la despenalización es una vulgaridad intelectual.

-Me permito tener una mirada al costado de esto. No niego, avalo todos tus dichos sobre provincia de Buenos Aires, sobre provincia de Santa Fe, sobre la actualidad, sobre el compañero Sergio Berni, creo que tanto tus miradas como tus adjetivos son correctos. No está ahí el punto. Lo que digo es lo siguiente, siguiendo al compañero Toklatian, que sostiene que un dólar puesto en una planta de coca se convierte en 1230 dólares cuando termina el recorrido porque, precisamente, la especulación, los grandes capitales, los ladrones, los que roban con esto, los que pagan campañas, los que sostienen cuestiones oscuras , terminan siendo los que se lleva toda la plata y nos dejan nada más que los enfermos. Desde ese punto de vista, que es mucho más macro y liberado de las culpas del momento, es que dijo que, si esto estuviera en superficie, como el tabaco nos quedaría pelear como contra Malboro como para que no franquee el deporte, ¿no? Para terminar, a mí me pareció fenomenal que le quitara la publicidad de Marlboro a las carreras de autos, como me pareció absolutamente atolondrado dejar que una cerveza sea el sponsor mayor del Campeonato Mundial del Fútbol.

Obviamente. De hecho, no es una divergencia ni nada por el estilo, estamos hablando de las drogas que están tipificadas como ilegales. Pero realmente concuerdo con usted. El problema es, y sobre todo en el caso del alcohol y no tanto del tabaquismo, porque de última uno decide fumar y te pasará lo que te tenga que pasar pero no vas a afectar a terceros, en el caso del alcohol es una droga que al volante ha causado un montón de accidentes.

-Sí, causa estragos y es una causa de muerte importantísima.

Tal cual. Por eso digo que, si le vamos a sumar a las drogas que ya son legales y que pueden producir daños a sí mismo y a terceros, la despenalización de drogas que verdaderamente son un flagelo para la sociedad, creyendo que con eso se combate al narcotráfico, no se combate al narcotráfico, tampoco se avanza sobre el narcotráfico. Y no hay realmente dentro del abanico de los candidatos que se presentan como los sucesores del cristinismo con una solvencia. Hoy por hoy el candidato que se presenta más solvente en materia de narcotráfico, conociendo la génesis y hablando es el ingeniero Julio Cobos. Hasta hoy dentro de lo que es la plataforma electoral del 2015 es el que tiene un diagnóstico y el que realmente habla de un avance sobre el narcotráfico para luego poder hablar de una lucha contra el narcotráfico verdaderamente acabada. Y es una de las pocas personas que distingue entre pobreza y marginalidad, con lo cual estamos hablando de un criterio intelectual y una sensatez bastante importante.

-Creo que este es un tema que debería ser apartidario.

Creo que desde el lugar de Cobos, por lo que puedo observar a través de su retórica y demás, que él entiende que la seguridad y el tema narcotráfico no es una cuestión ideológica, no es ni de izquierda ni de derecha, simplemente es una cuestión de avanzar sobre un flagelo para poder recomponer un tejido social que ha pasado de estar quebrado a estar perforado.

-Laura, ¿estás preparando algún otro material?

Estoy terminando, está terminado, el libro “La Argentina narco mara”. Y sigo estudiando, investigando, lo que está pasando en el norte con la Tupac Amaru.

-Eso es un ejército pagado por los narcos. No hay ninguna duda ya de eso.

Es una agrupación que tiene muchas similitudes a lo que es la mara Salvatrucha. Y hay un convenio implícito, no escrito obviamente, con lo que es el cartel de los Zetas para el adoctrinamiento de niños que son importados y exportados para la constitución de niños soldados, para atender y custodiar lo que son los kiosquitos nacionales y populares. Así que hay bagaje importante y una fuerte reactivación en Rosario de dos pandillas que estaban bastante quietas, que son Las Favelas y los Niños Populares, pero ya con cara de perfilarse como maras.

AUDIO en: http://www.lodijeyoprimero.com/2014/07/hablar-de-despenalizacion-es-una.html 
Urgente 24 con otro título: http://www.urgente24.com/229060-la-argentina-narco-mara-y-la-ignorancia-de-rambo-berni 

El norte armado

8 de julio de 2014



Datos y análisis de una Argentina que adoctrina y lava en nombre del velo de la solidaridad.


La data baja del norte de Argentina. 

Los rasgos son de violencia adoctrinada en aquellos terrenos que no son accesibles para cualquiera. 

La construcción de una "muralla" impenetrable marca la línea divisoria entre la realidad y el fetichismo de la solidaridad. 

El norte también existe y es la parte de nuestro país en donde se realizarían, ante el olvido y la anomia, los mejores adoctrinamientos de niños soldados para luego, exportarlos a través de la frontera bárbara o bien, importarlos hacia Santa Fe y Provincia de Buenos Aires para custodiar los Kiosquitos de la droga.

**********************************************************************


Se desata, entre Salta y Jujuy, una guerra sin derramamiento de sangre en la cual, las organizaciones que coquetean con la inclusión, no sólo estarían armadas sino que también, le habrían proporcionado a la célula del cartel de los zetas que allí opera, terreno de maniobras y entrenamiento que nutrirían a los niños antes mencionados.

Han sido, los Zetas en Centroamérica, los que les dieron a Las Maras, en especial, a la MS 13, la estructura económica y militar para que se conviertan en una organización mafiosa con clicas en todo el mundo. 

La organización, según informantes claves, es que la Tupac Amaru, tendría los vínculos más estrechos con esta célula criminal sin dejar de lado la actividad "solidaria" que les dio, en primera instancia, identidad. Es, la solidaridad,  la pantalla que agrupaciones con tales características necesitan, para captar a la marginalidad y a la ignorancia. Y desviar así, la centralidad.

La Tupac Amaru, reúne también, a algunos integrantes de lo queda de Sendero Luminoso (Perú) y todas herramientas humanas locales.

Bajo esta conformación y sin saberlo, la Tupac Amaru estaría emulando a lo que fue en sus comienzos la Mara Salvatrucha. Antes del advenimiento de una guerra, ya con derramamiento de sangre, luego de trascender la formación paramilitar. 

Pues sin ser entonces, una célula de la MS 13, la organización "entrenada" que funcionaría, precisamente en Jujuy, tendría los rasgos de dicha Mara y un parecido que encarnaría la Tupac Amaru, más que la Agrupación 27.

Organización -Tupac Amaru- que protege a sus miembros y les das un espacio, pocas veces visto, dentro de un complejo exclusivo.

Ahora, para el desplazamiento de la violencia, que se estaría realizando cuidadosamente, son claves las rutas 34 y 40. Pero también, la ruta 9. Conexión Santiago del Estero.

De Santiago al Conurbano

En mi libro "Esperando Las Maras", estado embrionario en Argentina (2009), Santiago del Estero, ya formaba parte del flagelo del narcotráfico. 
La Droga que sale de Perú pasa por Bolivia y se descarga, en parte, en la provincia de Santiago del Estero. Esa porción de droga, que tiene acceso por la anomica ruta nacional 9, se transporta luego, y sin escalas, al Conurbano Bonaerense para quemar a los niños en riesgo y sumarse a la construcción del Paco como droga fatal.

La ruta 9 une a las cabezas del PBI Narco delictivo. Buenos Aires. Córdoba y Rosario. Ruta más descontrolada que la 34 por su olvido. También une a la Ciudad de Buenos Aires con la frontera boliviana. Lo cual, favorece la narco dialéctica entre el Conurbano y la Ciudad alrededor de las migraciones internas vinculadas al delito.


Síntesis final 

1- El norte del país es una construcción de miseria y adoctrinamiento, el centro, un espacio de acción criminal y el sur, un espacio de lavado.
2- Santiago del Estero es el emblema de un "genocidio en vida" vinculado al Narco Crimen que ya tomó estado mediático.

DOS MARAS LOCALES SE PERFILARÍAN -SIN SER CÉLULAS- EN ARGENTINA CON EL FORMATO DE LAS CENTROAMERICANAS CON APOYO DE CÉLULAS DE CARTELES. LOS ZETAS.
LA TUPAC AMARU SE PERFILARÍA COMO LA MS 13 CON INTENCIONES POLÍTICAS EXPLÍCITAS POR PARTE DE SU LÍDER MILAGRO SALA. MANEJA, SIN SER GOBIERNO, LOS HILOS SOCIALES DE LA PROVINCIA DE JUJUY.
LA AGRUPACIÓN 27, DESPRENDIDA DE LA PRIMERA, SE PERFILARÍA COMO LA MARA 18 Y  ES LA QUE AÚN SIGUE LUCRANDO CON EL VELO DE LA SOLIDARIDAD Y LA HUMILDAD DEL SIMULACRO NACIONAL Y POPULAR.

Entrevista: Narco Inseguridad. "En el norte se adoctrina bien y en el sur, se lava mejor"

7 de julio de 2014

"Títulos de primera". El programa de Alberto Amorosino y la entrevista que me realizó sobre política, narcotráfico e inseguridad. A partir de 34:27.



Cartoneros de un flagelo

1 de julio de 2014

Narco Inseguridad. En el poder, las buenas intenciones, no bastan.
Macri, Scioli, Massa y la vía Cobos.

Con escalas y bajo la línea de la tergiversación, la última década, ha desembocado en un estado sostenido por las impericias y la Anomia.

Una década que ha tenido tres grandes máximas: la brutal producción de marginalidad, la mayor apertura al narcotráfico, y con ella, la indiscutida perforación del tejido social. Tres situaciones que marcan, a partir de 2011, ya con la consagración del flagelo Narco Mara, la corriente vertiginosa de cosecha cadáveres y desaparecidos en democracia.

Es que la inseguridad, se volvió una herramienta destructiva para el ciudadano de trabajo y de rentabilidad para los sectores de poder que le han dado, a los grupos armados, el territorio, la marginalidad y la omisión connivente. A tal punto, que la misma inseguridad acabó por constituirse, con sus dimensiones, en una esfera de rendimiento que debe, en el oxímoron de la realidad, que “cuidarse”.



**********************************************************************

Se impone la confusión en el contexto de la mediocridad. Se la programa con jactancia por parte de un oficialismo abúlico y una oposición que, cuando no derrapa y desperdicia su conocimiento, reduce el flagelo del narcotráfico, a la vulgaridad de la ignorancia que ni siquiera, tiene el decoro de callar acerca de lo que no sabe o toca de oído.

Cartonear conceptos de discursos ajenos o contratapas de libros especializados. Caer en clichés con frases apenas hilvanadas. Decir, como si fuese un hallazgo intelectual, “que el narcotráfico es malo”.
Sentarse en los escalones de la ineptitud y desde ahí resonar, casi con estoicismo, con una zaraza de juicios de valor. Tan poco creíbles como Nemo, el pescado de Disney que habla. Sumatoria de consejos al resto de los mortales ante un mercado -el del narco- construido por el poder que nos rifó.


Gobernadores atados

Hasta los gobernados que hoy se perfilan como posibles presidenciales, se manejan al menos, en materia de seguridad, en el déficit de gestión y argumentación. Porque ni Macri puede con la ciudad, ni Scioli, puede con la provincia.  

La primera, sitiada por marginales funcionales al narco o bien, enarbolados en la ficción de la inclusión. Marginales colgados de planes que acusan, en el imaginario, el derecho a instalar en el Obelisco, una carpa villera, a la que bautizan carpa digna. Cuando lo cierto es, que la dignidad, es trabajo y para ellos, el trabajo, es tan solo cobrar un plan.

Esa marginalidad que usurpa terrenos y luego, cuando el narco va también sobre esos terrenos, reclama seguridad. Justicia. Cayendo en la aplicación selectiva de la ley cuando la base es: delito por delito. Ellos usurpan, los narcos continúan.

Se suma, al entorno decorado con arbolitos, faroles y bicisendas, en una minúscula emulación de Ámsterdam y París, la cantidad de villas miseria trocadas a narco villas. Y su frustrado intento re localización de personas en riesgo. A los que se los vuelca, sin distinción, en la Villa 31. En Padre Múgica. Desplazando pobreza, marginalidad y violencia que proveniente de la 20. 1-11.14. Y más.

Scioli, por su parte, a pesar de los gestos que no son pocos, como haber declarado acertadamente el Estado de emergencia en seguridad, -teniendo en contra casi por capricho, al Frente para la Victoria y a su propio vicegobernador- se aferra a la creación de una nueva policía cuando sabe que “Goliat”, domina el territorio sin disputa. Y que la nueva policía, para poder salvaguardar a la sociedad, deberá poder cohabitar. Convivir con la policía que ya existe y que ha sabido, en la subdivisión de mala policía, contaminar a la buena.

Es más, el Gobernador, también padece esa misma marginalidad que opaca los deseos estéticos europeos del Jefe de Gobierno de la Ciudad. Característica emblemática, como se escribió al comienzo, de la Década Ganada. Con más villas que sufrieron la penetración de las mafias y barrios condenados al reservorio de individuos buscados en sus países de origen con entrada libre en nuestro país, o exiliados criminales, que adoctrinan menores y en donde se corrompe hasta la leche. Pero se le suma, a la barbarie bonaerense, la célula de la Mara Salvatrucha (MS 13) que opera en La Matanza (Rafael Castillo. San Petesburgo. Puerta de Hierro) y que ahora inició su desplazamiento hacia Morón.

Una provincia atravesada por los Kiosquitos Nacionales y Populares. Esa suerte de bunkers de venta de droga que existen, entre otras cosas, por la permisividad sigilosa de la anomia que permitió la propagación de cocinas.

Countrys y villas testigos de una inseguridad que recluta Narcotráfico y Narcomenudeo. 

Cúspide de las mafias y material humano descartable.

Ciudad y Provincia. Macri y Scioli compartiendo los sabores de la migración dialéctica delictiva, con un Massa que asoma, orgulloso de su Municipio. Que intenta diferenciarse aunque termina por caer, en el cartonerismo de la obviedad. Sembrando más lugares comunes alrededor del flagelo que irremediablemente, alguien heredará. Con las mismas impericias, al dibujar en las declaraciones, que los Narcos, son muñequitos de playmobil fáciles de voltear en el corto plazo.


La vía Cobos

Es hasta el momento, el diputado y candidato a Presidente integra el espacio UNEN, Julio Cobos, quien aparece no sólo con un diagnóstico concreto de la problemática de la inseguridad sino que además, transciende el cliché reduccionista de hablar de narco en términos de sustancias. 

Cobos, va al fondo del conflicto. Apunta a la génesis. Al trasfondo Narco que es el vinculado, fundamentalmente, con el dinero. Que incluye trata de personas, tráfico de armas.

Ahí hace hincapié y puntúa, en tramos, las alternativas sobre esta problemática que es mundial. Que ha estallado en algunos países, al tiempo que otros la mantienen en estado larval, mientras el resto, hasta el momento, están en proceso de avanzar sobre la misma.

Una decisión política de luchar contra la inseguridad y avanzar sobre el narcotráfico. Eso se desprende de la retórica del Candidato que hoy, en ese aspecto, se muestra como el más sólido y alejado de la venta de velos resolutivos con sólo mover dos piezas.

No deja, Cobos, de lado a la minoridad. Los niños son parte fundamental para trabajar sobre el flagelo porque si los mismos tienen los continentes emocionales y educativos pertinentes, se le recorta, al Crimen Organizado, el instrumento de captación.

De hecho, su paso como vicepresidente del simulacro Nac & Pop, aporto la sensatez que luego, Boudou, convirtió en degradación. Durante su mandato, la inseguridad, estaba contenida. Había implosionado pero persistía, el estado embrionario de Narco Maras.

Con el fin del mandato y ya sin el condimento sensato, el Narco se consagra en Argentina. Estalla. Y con el estallido, comienzan a mostrarse, sin disimulo, las células de carteles que operan en Argentina (Colombianos. Mexicanos. Más la puja paraguaya y peruana). Células que se incrementaron con la formación local hasta construir lo que se perfila como el primer cartel local. “Los Monos” de Rosario.

Todo ello, en el último Gobierno. El de Cristina y Amado. Testigos, patológicamente sinceros, de la cosmovisión de una villa como espacio de "progreso". 
 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS