La subestimación de los ciudadanos

28 de septiembre de 2007

Un recorrido por una Argentina colapsada y subestimada que encuentra un profundo conflicto en la Provincia de Buenos Aires.
Arslanian, De Narváez: entre el uso y abuso del panorama callejero provincial.
El encuentro sin vida del productor agropecuario Francisco White pone de manifiesto la incompetencia de las autoridades a cargo de salvaguardar el bienestar de los ciudadanos y revela, entre otras cosas, la expansión del crimen organizado en nuestro país.
Porque mientras el oficialismo ahora comienza a intentar abrirse al mundo en lugar de hacer campaña por el país, los problemas más urgentes de nuestras Nación empeoran en lo cotidiano.
Se asiste a un estado de situación signado por la barbarie y el descontrol.
Un paisaje de violencia e inseguridad que envuelve a los argentinos que nos hemos convertido en rehenes de la inoperancia y las incoherencias de los que supuestamente, están a cargo.
Soportar la retórica demencial y burlona de un ministro de seguridad que pretende hacerle creer a la población que los dos últimos secuestros producidos y trascendidos –Andreola y White- no son más que una coincidencia, es una falta de respeto y consideración.
Un ministro caracterizado por expresar, cada vez que puede, frases desafortunadas. Como si la gente, no comprendiese.
Los argentinos nos hemos convertido en un pueblo de subestimados. Además de atrapados y olvidados. Y es por eso, que pretenden manipular la construcción de nuestra subjetividad. De las formas de actuar, pensar y sentir.
Es decir, del mismo modo que manipulan las cifras y acomodan todos los hechos sociales conforme a su conveniencia, sobreestiman su perversa capacidad para manejar el criterio y el pensamiento de los habitantes de un país colapsado en todas sus esferas.
Arslanian aprovecha también la ignorancia de la mayoría de los candidatos a gobernadores por la Provincia de Buenos Aires. Se vanagloria, en su fuero interior, de que muchos de ellos, tampoco conozcan la verdadera génesis del conflicto.
Tanto el Ministro como los otros, no quieren escuchar.
Parecen temer que el conocimiento de los especialistas los acerque en rigor a la realidad. Aquella que es fácil de enfrentar con la palabra pero complicada de sobrellevar con la acción.
Hablan de la suma de voluntades y al momento de ponerlas de manifiesto y en práctica, todo se diluye. Tal como sucedió con Constanza Guglielmi.
Quien colaboró durante mucho tiempo con el candidato Francisco De Narváez para luego dejarla afuera.
Cuando la señora Guglielmi realiza un trabajo concreto sobre la inseguridad.
No solo por haber experimentado el problema de cerca, tras el asesinato de su hermana Maria Pía, sino por estar concientemente involucrada en una problemática social como esta.
http://www.mejorseguridad.org/ es el espacio que con esfuerzo y sacrificio construyó la obviada, intencionalmente, por el candidato. Y luego de aprovechar y enriquecerse de sus ideas y aptitud.
Entonces, frente a estas formas de proceder, es poco lo que puede esperarse.
Algunas personas consideran que si los candidatos tienen una situación económica personal estable y buena gobernarán mejor, ya que no habrá intereses creados. Lo cual, es una falacia.
Es un error propio del desgaste que padecemos. De la necesidad imperiosa de confianza que los argentinos, como sociedad, tenemos.
Mientras tanto, Arslanian, increíblemente, considera que los grupos delictivos no se han rearmado. Ocurre, que no se rearmaron porque nunca se desarmaron. Por el contrario, se sofistican frente a su abulia.
Ante su característica posición retardataria de la cual se jacta.
Los policías que apartó de la fuerza ya estaban sumariados. El mérito no fue de él. Solo tomo los expedientes. El trabajo estaba hecho. No tuvo que realizar investigación alguna. Y encima, no cubrió en su totalidad los vacíos que quedaron.
Razón por la cual, la falta de policías y la mala asignación de los recursos humanos restantes profundizan el caos, dado que si no pueden contener los delitos menores, mucho menos pueden operar con los delitos complejos.
Incluso, en algunas de sus tantas declaraciones ilógicas, Arslanian, quien decía que tenía importantes novedades sobre el caso del desaparecido Jorge Julio López y creando expectativas al hablar de manera enigmática y con rastros de esperanza, salió a decir hace pocos días atrás, que el caso López no se resuelve porque estuvo muy bien organizado.
Sus contradicciones son cada vez peores.
Y el no reconocimiento de una verdad, que seguramente conocen, tiene que ver con un método de estirar el tiempo para finalizar el mandato sin otro fracaso a cuestas y luego culpar a las nuevas autoridades. Las cuales, según encuestas, serán la continuación de la ineficacia y por ende, de la reproducción de la inseguridad.
Scioli, el alumno que rinde examen ante la senadora y candidata Cristina Fernández. Un lumpen de la política con amplias condiciones acomodaticias.
Para los encuestadores este será nuestro futuro.
Pues resta esperar, a la memoria colectiva y a la puesta en funcionamiento del sentido común de los bonaerenses para que esto no suceda.

Barcos negros

27 de septiembre de 2007

El “negrito”, el hermanito canoso y la tentación de la plata fácil.
Como en todos los barrios, las sorpresas y los escándalos son naturales. Pero cuando los involucrados son famosos, empresarios y pesos pesados, la situación toma otro color.
Tiene, sin duda alguna, otros alcances.
Todo sucedió en la paqueta zona de Recoleta y el conocimiento sobre los hechos lo aporta una persona cercana al blog, cuyo padre es uno de los damnificados de un negocio que tenía como premisa, duplicar dinero.
Para ello, una de las mejores coartadas era valerse de la impronta de fama de uno de los sujetos en cuestión.
El primer acercamiento al estado de situación se produce luego de varios meses, cuando esta persona decide relatar lo ocurrido frente a la ausencia de una solución. A partir de entonces, desde este espacio se inicia una tarea de investigación que conduce, directamente, al Bar Posadas. Espacio que convoca por su buena atención y ubicación a diversos clientes cotidianamente.
Cuna de encuentro de muchos de los opacados por una trampa que recién ahora, comienza a trascender por fuera del círculo.
Las coordenadas
Los protagonistas de los hechos a relatar vivían justamente en las inmediaciones de ese bar. Posadas y Rodríguez Peña.
Bar al cual concurrían con frecuencia. Sobre todo, el hermano del famoso.
Allí se arman mesas de diálogo como ocurre en la mayoría de los cafés.
Pocos eran los que podían desconocer el parentesco entre el hombre canoso y la figura mediática. Tal vez, los asistentes esporádicos u ocasionales.
Por ende, el gran hermano, era el puente más directo para llegar a él.
En un principio, el “negrito” habitada un departamento que alquilaba en un edificio que se encuentra sobre la calle Posadas entre Montevideo y Rodríguez Peña, al tiempo que remodelaba otro departamento en Rodríguez Peña entre Libertador y Posadas. Esto es al 2000 de Peña en la planta baja a la calle.
Cuentan los vecinos que el picaron de las mañanas se fue del departamento debiéndole el alquiler a la dueña. Quien de buena fe y por ser quien era, se lo alquiló.
Con esa deuda a cuestas y sin problema alguno, pegó la vuelta y se instaló en su ya remodelado hogar.
Mientras tanto, el canoso permanecía en su tradicional departamento de la calle Posadas. Casi enfrente del que alquilaba el “negrito.”
Barcos negros
Hace aproximadamente siete meses atrás, el hermanito del “negrito” comenzó a dar a conocer en el ponderado Bar Posadas las virtudes de un negocio, en apariencia, redondo. Que tampoco parecía implicar riesgo alguno y del cual, emergía plata fácil.
Aprovechando el interés que muchos expresaron de querer acercarse a su hermano, compartir algún momento con él, y sobrestimando la consideración acerca de la credibilidad obtenida por formar parte de los medios de comunicación, inició un delicado trabajo de convencimiento y astucia de su razón.
Entonces, comenzó con un cuento de business que entusiasmó a más de uno, a lo que debía sumársele, que el boca en boca, había entrado en función.
El asunto consistiría, en traer carbón en barcos provenientes, directamente, de una de las minas más importantes del mundo. Las minas de El Mutum en Bolivia.
País minero por excelencia, posee minas tanto en la parte oriental como occidental.
La compra de carbón a esa mina, supuestamente, duplicaba el capital invertido.
Decía que invertir en ese negocio era absolutamente redituable. Tan redituable, que lo hacia asiduamente. Sin embargo, buscaba que otros, también pusieran dinero para continuar con el negocio.
Generoso, intentaba que todos los posibles habitué del bar, ganasen.
Que multiplicasen gloriosamente el patrimonio que supieron conseguir.
La hoja de ruta que planteaba hacia un recorrido que iba de Bolivia a Paraguay para luego bajar a nuestro país.
Siempre por vía marítima y a través de sus bien reservados contactos.
Bajo ese speech, el hermano que se valía del reconocimiento del “negrito”, utilizándolo como garante por su presencia y fama, embaucó a más de veinte personas que pusieron entre 400.000 y 500.000 dólares para obtener la gloria prometida con los contenedores de carbón.
No obstante, parece ser que los barcos de carbón no eran más que una cortina de humo para hacerse de varios millones de dólares. Razón por la cual, jamás arribaron al puerto.
Más allá de los deseos que tuviesen algunos de los ponedores defraudados que no se resignan a la gran estafa.
"El escape y la mudanza"
El negocio de los barcos de carbón generó un interesante revuelo con damnificados que buscan recuperar la plata perdida. Que desean que se haga justicia pero que al mismo tiempo, al ser el “negrito” un consagrado radial, no saben cómo captar la atención. Fundamentalmente, porque el empresario que lo tiene contratado, es uno de los más importantes del país. Dueño de importantes medios de comunicación, es quien controla, según fuentes, varios de los hilos informativos.
Por tales motivos, algunos se volvieron muy desconfiados. Y otros, en una inexacta generalización, divulgan con rencor, que todos los mendocinos tienen una tendencia sostenida a realizar las cosas por izquierda.
Ahora bien, “negrito” y hermanito ya no están en el barrio.
Por supuesto, que la concurrencia al bar finalizó.
Y aunque iba más el segundo que el primero. Este último también dejó de ir.
Versiones encontradas alrededor de un hecho complejo del que casi nadie es ajeno en los alrededores.
Algunas fuentes dicen que el hermanito canoso abandonó su departamento y ahora está prófugo; otros, estiman que se fue a Pinamar porque salir camuflado y sigiloso por la noche no le representaba una buena alternativa de vida.
En lo que al conductor de oro respecta, parece haberse ido también del barrio para que el escándalo se diluya con el paso del tiempo.
Vecinas cholulas expresaron que reunió a unos pocos vecinos y al consorcio del edificio para transmitirles que por vergüenza se iba. Según él, por una vergüenza ajena que lo atrapa por portación de fama.
Las persianas de esa planta baja del 2053 remodelada, o están bajas, o bien, por la mitad.
Mientras algunos encargados de la zona dicen que su llegada al barrio fue tan abrupta como su ida, el portero de su edificio nos aseguró que aún vive en el lugar.
Un tanto nervioso e intentando ocultar lo ya evidente dijo: “Acá se dicen muchas cosas pero ninguna de ellas son ciertas.”
“Él va y viene porque tiene muchas casas.”
Mostraba cierta cercanía y complicidad con el implicado. Aseveraba irritado: “Nunca se mudó.”
Y así lo repitió, por lo menos, tres veces. Con la cabeza, en ocasiones gacha y otras, mirando hacia enfrente.
En cambio, los pocos comerciantes de esa cuadra, lo mismo que demás vecinos, comentan que no se lo ve más por el barrio. Es más, el tráfico de información indicaría que ahora, la zona que lo cobija es la de Belgrano. Que se fue de Recoleta por estar directamente involucrado en el negocio de los barcos de carbón.
Finalmente, ni uno ni otro continúan guardando sus respectivos autos en el garaje de Rodríguez Peña. Tampoco el “negrito” que cambió el auto primero de lugar, lo guarda en una de las cocheras de un edificio de esa misma calle. Al 2029.
Ambos, del barrio, se esfumaron.
Epístolas legales
Por estos días, al conductor se lo escucha aplacado. Sin las ínfulas que tanto lo caracterizan. Incluso, mermó con sus cantos y sus niveles de agresión para con los entrevistados con los que no acuerda puntos de vista.
Hasta en la televisión se lo puede ver cabizbajo.
Sucede, que a la radio más potente, no dejan de llegar cartas documento y el teléfono de un abogado, Dr. Luca, no para de sonar.
Continuará

El tablero y las piezas

25 de septiembre de 2007

La continuidad por cuatro años más como reproducción de la inseguridad.
A poco más de un mes de las elecciones, la sociedad argentina se encuentra desbordada en materia de todo.
Mientras a Cristina Fernández ya la dan por ganadora y se niega debatir con el resto de los candidatos, Alberto Rodríguez Saá embandera su campaña con la problemática de los aborígenes en el Chaco. Además de poner el ejemplo de San Luis como modelo a trasladar a la Nación.
Lo que Rodríguez Saá no dice, es que si bien en su provincia existe una estabilidad, las posibilidades de progreso de sus habitantes son prácticamente nulas. Por lo menos, así lo expresan algunos testimonios recogidos que al mismo tiempo aclaran que prefieren esa estabilidad sin perspectivas que padecer el colapso que se vive, por ejemplo, en la Capital Federal y el Conurbano. O bien, en otras provincias.
Como ya se dijo en la nota Cristina y Alberto, si fuese por ambos, no tendría que haber elecciones, dado que los dos ya se creen presidentes de la Argentina. Los vendedores de utopías se presentan con un estado de soberbia y jactancia típicas de personajes sumergidos en una retórica peronista más de nostalgia que de realidad.
Una discusión caduca en versión de monólogo en cada uno de los actos o presentaciones. Un debate unilateral que a nadie le interesa a tan poco días de definir si la barbarie a la que asistimos se prolongará durante cuatro años más.
Porque los argentinos, quebrados en su tejido social, somos los protagonistas de la Argentina de Hamlet. Razón por la cual, somos los únicos que a través del voto podemos evitar la profundización de los males.
Todos los problemas requieren de soluciones urgentes pero el de la inseguridad, es el más reclamado.
Inseguros por barrios, los vecinos se debaten entre continuar con sus trabajos en los comercios con normalidad o directamente, retirarse.
Sucede en Palermo, en Villa Urquiza y en otros tantos barrios de la Capital y el Conurbano.
Los chicos en banda comenzaron a exhibirse sin pudor alguno.
Armados con armas blancas y de fuego, menores de edad se han convertido en el drama de muchos comerciantes sobrepasados por el hartazgo que genera la abulia de nuestros gobernantes. Aquellos que por funcionalidad, prefieren pasar por ignorantes voluntarios. Por vacíos de conocimiento.
No investigar rigurosamente el tema de la inseguridad para no reconocer que son incapaces de resolver un conflicto que se agiganta en una pérdida de tiempo conciente.
Entonces, reproducir este oficialismo es igual a reproducir la inseguridad que nos envuelve. Y darle lugar a personas que toman ahora el drama de los aborígenes cuando el mismo lleva años, también es invitar a que nos gobiernen a funcionarios retardatarios y acomodaticios.
El tablero está armado. Compuesto por el paisaje de la violencia, del caos.
Del no respeto por la ley. De los paros y los cortes de calles y rutas.
Y las piezas, que son los candidatos, están a disposición de los ciudadanos que no deben confundir orden y autoridad con fascismo. Tal como quiere hacernos creer este gobierno que ha encandilado a muchos con el velo de los derechos humanos. Los cuales, según se evidencia, son selectivos.
Lo mismo que las culpas y la inseguridad.
Es la pobreza la culpable de que estemos inseguros. No obstante, el dibujo de los números indica que la pobreza ha bajado. Paradójicamente, la inseguridad ha aumentado.
Las pandillas por los barrios y el crimen organizado infiltrado en los countrys y barrios cerrados son la prueba más contundente del avance del estado embrionario de maras en nuestro país.
Pequeñas células aún en estado de larvas se expanden por la región.
Rosario, Mendoza, la Capital y la Provincia de Buenos Aires, sumado a Córdoba. Lo que es el PBI de la Argentina.
Mendoza, marcada por la inseguridad y el descontrol de sus habitantes que piden mejoras, es la provincia del candidato a vicepresidente del oficialismo. Cobos. El candidato que acompaña a la senadora Fernández. Quien parece tampoco querer debatir fomentando pues, la cultura de conflicto.
Un hombre que si no puede controlar su territorio, dudosamente, podrá contribuir satisfactoriamente a subsanar el caos Nacional.

El costo de la seguridad

18 de septiembre de 2007

El colapso del PBI de Argentina, la “gloria” de Arslanian y la asignación de recursos humanos.
El PBI de Argentina
En el marco de una Argentina colapsada, el problema de inseguridad requiere de una resolución urgente. La cual, por supuesto, implica dinero.
El PBI de la Argentina, compuesto por la Capital Federal, la Provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Mendoza es un caos. La violencia no cesa y algunas de estas provincias solicitan la intervención de la gendarmería.
Cuando lo cierto es, que no está capacitada para resolver el conflicto creciente.
La gendarmería solo está preparada para el control del contrabando y como grupo antidisturbios. Más, no se le puede pedir.
Razón por la cual, es necesario tomar otras medidas.
Porque si bien es cierto que alcanzar el delito cero es prácticamente una utopía, también es cierto que evitando su selectividad, el mismo se puede correr.
Es decir, atender todos los delitos. Por ejemplo, desde el robo de una cartera hasta un asalto y homicidio.
Todo es importante y la atención a ese todo despierta la confianza de la ciudadanía en las fuerzas que deben salvaguardar la integridad física de los habitantes.
La “gloria” de Arslanian
Si hay algo de lo que el ministro de seguridad de la Provincia de Buenos Aires se jacta, es del despido de un número muy importante de efectivos.
Envuelto en su demencial “gloria”, Arslanian, uno de los integrantes de los negadores compulsivos junto a Solá y Aníbal Fernández, se sobrestima en su imaginario. Lo cual, hace que olvide declarar públicamente, que todos aquellos efectivos apartados de la fuerza, estaban sumariados desde hacía aproximadamente siete años. Y no fueron repuestos en su totalidad como para cubrir todas las áreas del conurbano.
Entonces, la claridad en esta instancia se vuelve una condición sine qua non que tiene que ver con que lo único que hizo este señor fue tomar todos los sumarios y comenzar a despedir. Solo eso.
No realizó como dice, una exhaustiva investigación del lumpen existente en la bonaerense.
Cambio de paisaje
El paisaje de la provincia ha cambiado como también se ha metamorfoseado en la capital. Sucede que en la primera, la transformación es más notoria por el crecimiento en la edificación de barrios cerrados y countrys. Espacios, que en un primer momento se presentaban como de máxima seguridad. Lugares impenetrables hasta que el delito pudo más y comenzó a ejercer su poder.
Habitantes permanentes y móviles. Estos últimos, propios de los espacios antes mencionados se encuentran envueltos en la inseguridad que nos cobija.
Muertes dudosas y robos comenzaron a sucederse en los círculos cerrados convertidos en pequeños pueblos ciudades. Hasta con colegios algunos de ellos.
Hoy, nadie está exento y los delincuentes cada vez, están más organizados.
La abulia de los gobiernos así como el desconocimiento y la ignorancia voluntaria les han sido funcionales para prepararse en sus tácticas y estrategias. Para consagrarse en la logística y sobrepasar las medidas de seguridad que podían instalarse.
Recursos, costos y silencio
En algunos lugares de la zona norte el índice de delito sería muy bajo.
Un número al que se llega por la capacidad de ciertos comisarios que saben como asignar debidamente los recursos humanos disponibles.
El entrecruzamiento de patrulleros es una de las tantas formas de prevenir el delito. Lo mismo que las caminatas por las distintas calles.
Cercar a los delincuentes potenciales y atrapar a los que dejaron de ser solo una amenaza.
Sin embargo, eso no alcanza para estar mejor y seguros. Es necesario que las autoridades gubernamentales tomen conciencia y no subestimen a la población atribuyendo la inseguridad solo a la pobreza y la exclusión social.
Ahora bien, mientras que en otros países del mundo los costos de la seguridad tienen que ver con la inversión en esta materia, en nuestro país, los costos son humanos.
Cotidianamente, los crímenes en la Provincia de Buenos Aires se vuelven protagonistas de la historia a la que asisten los bonaerenses.
Una historia de atrapados y olvidados.
Hace dos fines de semana atrás, Lomas de Zamora se convirtió en un espacio de impunidad signado por el silencio. Aquel que parecía legitimar la barbarie producida, ya que nueve homicidios se cometieron y ninguno de ellos fue mediatizado.
Un estado de situación caótico que busca ocultarse para no reconocer el descalabro existente en materia de seguridad. Porque el pánico colectivo ya existe.
El estado embrionario de maras, poco a poco, cobra forma. Tenemos antecedentes en La Matanza y también, hay síntomas en Rosario. (Ver nota Cerca del estallido)
Por tales motivos, la necesidad de revertir la situación vigente es urgente, lo mismo que la prevención. Que la potencialidad del fenómeno centroamericano en propagación no se materialice.
En la mira están los menores que buscan ser coptados por pandillas para luego convertirlos en verdaderos representantes del crimen organizado.
El camino es comenzar como pandilla y terminar, en la medida de lo posible y bajo la premisa de acumulación de poder, como una verdadera mara.

Cristina y Alberto

13 de septiembre de 2007

El oficialismo y los "triunfadores a priori" esgrimen la legítima estructura peronista.
Elecciones ¿Para qué?
Si fuese por los Kirchner no tendría que haber elecciones, ya que tanto el oficialismo como la gran mayoría de las encuestas han dado por ganadora a Cristina Fernández. Pero si fuese por Alberto Rodríguez Saá, tampoco tendría que haber elecciones. Y no precisamente porque adhiera al triunfo de la senadora sino porque está sumergido en un tsunami de gloria demencial.
Ya se proclamó como próximo presidente de los argentinos en su tour mediático.
En el que incluso utiliza a su querida Esther para que hable maravillas sobre su persona y San Luis.
“VOY A SER EL PRÓXIMO PRESIDENTE DE LOS ARGENTINOS.” Es más que la expresión de deseo poco seria de un gobernador elegido en su provincia que ahora se postula para las presidenciales.
Todos se subestiman.
El oficialismo lo hace con la oposición y Rodríguez Saá que es opositor, ningunea a todo el resto de la oposición.
Cristina y Alberto con exceso de optimismo y brutal omnipotencia.
¿A quién le importa (…)?
Los autotitulados peronistas -Frente para la Victoria y FREJULI- no son más que las dos caras de la misma incoherencia del poder en Argentina.
Todos quieren ser peronistas. Nostálgicos de una estructura de sentimiento que se disputan en fuertes cruces de palabras que los convierten en sujetos sujetados a retóricas banales y auto referenciales.
No se resignan, a que en estas instancias, el peronismo no le importe a nadie. Por lo menos, no como ellos lo desean. Razón por la cual, en lugar de crear un espacio de diálogo y debate, en el cual las vedettes sean las ideas, se preocupan por definir quién es el más peronista o el verdadero.
Lo cierto es, que todos eligen esa retórica porque tiene cliché. No obstante, una vez en el poder, el viraje discursivo es notorio y las acciones, mucho más.
Se revelan como políticos que nada tienen que ver con el peronismo y mucho menos, con el progresismo.
La funcionalidad de la debacle
Mientras ella expresó que en el continente no existen los problemas étnicos y culturales, él, no para de hacer mención a la barbarie de los aborígenes en el país. Fundamentalmente, en el Chaco. Una de las provincias más comprometidas en una problemática que lleva años de olvido y que recién ahora recibe la atención de los medios de comunicación y por ende, de algún opositor que busca que esa situación le sea funcional.
Wichis y Tobas en urgencia y emergencia.
La desnutrición y el hambre, son dos situaciones que en el inconciente de alguien como Saá, deben persistir. Por lo menos, hasta después de las elecciones.
Otra cosa más con la que puede sostener su precario y reiterativo discurso.
En cambio, los que ahora están a cargo, deberían procurar que todo lo que poco a poco se evidencia, desaparezca. Menos los pobres.
Porque son ellos los que cumplen la función de culpables.
La culpa de la inseguridad, la tienen los pobres. Pero que exista pobreza no los beneficia. Entonces, a tomar el lápiz y dibujar los números.
Los índices de pobreza, según ellos, bajaron notoriamente. Paradójicamente, la inseguridad se ha incrementado.
Fundamentalmente, para Arslanian la inseguridad es producto de la exclusión social.
Ahora bien ¿cómo se entiende que si hay menos pobres exista mayor inseguridad? Por supuesto que es ilógico. Y lo es, dado que los razonamientos y las explicaciones que se venden son simulacros. Utopías que lejos están de reflejar la verdadera realidad.
Una realidad, que es única y consistentemente patética.
La realidad del caos y el colapso.
El evangélico y el pintor
Al mejor estilo de un pastor de Iglesia Evangélica, Kirchner dice tener su corazón abierto e inmediatamente trata de fascistas a todos los opositores.
No los considera ni de centro derecha, ni de centro izquierda. Poco le importan los socialistas y ni que hablar de la extrema izquierda.
Se mofa también, de los peronistas disidentes.
Aquellos que según el Gobernador de San Luís tienen como máxima expresión las figuras de Carlos Menem, Ramón Puerta y claro está, la de él.
El señor romántico pintor y escultor del peronismo reunido en Potrero de Funes le escribe una carta abierta a Kirchner. Como si a éste le interesara o se detuviera en la misma para dejar de hacer todo lo que no debe hacer que es casi todo lo que hace.
Y si dudas cabían acerca del convencimiento que el artista puntano alberga en su imaginario, es la frase con la que termina la epístola “(…) evite tomar decisiones que continúen condicionando negativamente la gestión de quienes nos haremos cargo del país en el próximo período de gobierno.”

SIMPLEMENTE, UN REPORTAJE CON PRÓLOGO

12 de septiembre de 2007

Así supo titular la entrevista que virtualmente me realizó, el Lic. Raúl Avellaneda.
Periodista y psicólogo argentino, ahora radicado en New York, ha seguido rigurosamente todas y cada una de mis notas para poder conformar el reportaje que amablemente me realizó y que los invito a compartir.
Un reportaje con prólogo, publicado en la Agencia de Noticias A. N. A

By Raul Avellaneda/ANA News Agency/New York
http://ananewsagency.com/_wsn/page4.html

Años de calle. Escuela. Universidad. Años de leer hasta la guía telefónica de varios países y de estudio o investigación en general “solo para saber un poco más antes de morir” (como decía Daniel Giribaldi, mi amigo y hermano del alma, poeta y diplomado en lunfardo atorrante en la Facultad “El Estaño” -de Talcahuano y Corrientes-), me llevaron a disfrutar de la escritura de una no se si gran periodista argentina, pero si, indudablemente una mujer original y objetiva en sus escritos. Se llama Laura Etcharren, quien también es socióloga.
A los argentinos, por ese que se yo que traemos incorporado desde antes que nos abrieran las ventanas de la vida, no nos gusta reconocer virtudes en los demás y mucho menos, si los de las virtudes son argentinas.
Como trotamundos empedernido que soy, en mi fugaz paso por profesional por algunos países de América y Europa, más de una vez tuve que callar mi nacionalidad. Como si ser argentino fuera un pecado mortal. Que los trapos sucios se lavan en casa, es solo una de las tantas formas de fomentar y aplaudir la hipocresía. Las caretas tienen un uso limitado, en carnaval y en el corso. Nunca fueron para utilizarlas reemplazando la que tenemos pegada desde el día que nacimos por más que no sea de nuestro agrado. No es raro que en muchas oportunidades alguien me haya dicho: Pero vos no pareces argentino Che! Gracias a Dios que no parezco argentino, porque de haberme parecido, no hubiera podido vivir en la comunidad americana en que vivo y es posible, que después de haber residido por más de 30 años en New York, todavía estuviera buscando trabajo o firmando cheques sin fondo para poder comer y pagar la renta con tres meses de atraso. Algo muy argentino, en USA por supuesto.
Veamos los por que.
Alrededor del 2.001, cuando desde Argentina se podía viajar libremente gracias a la para muchos bendita Visa Weiber, en Miami, Florida, los argentinos nos hicimos algo mas que famosos por la desaparición de asadores de campo (Barbeque Grill) del fondo o puerta de casas privadas, o de los parques donde durante años estuvieron a disposición del público (visitantes, turistas, etc) y jamás nadie los “evaporó”. Resultado: Asadores encadenados al arbolito mas cercano. En esa misma época, a los diurnos y nocturnos visitantes de clubes y restaurantes, se les hizo difícil encontrar lugares más o menos seguros en la calle para aparcar, cuando los estacionamientos se volvieron prohibitivos por la segura “inseguridad” que ofrecían los mismos guardacoches del estacionamiento. Los clientes una vez que se retiraban del parqueadero, ni se imaginaban que cuando tuvieran necesidad de cambiar una rueda se encontrarían con el baúl del auto vacío; algunos se enteraban mucho antes, y era justamente cuando querían escuchar su CD preferido, porque no estaba ni la maquina de pasar CD ni el CD pretendido. Resultado: Parquear en la calle. En definitiva, resultaba mas barato un ticket de contravención por mal estacionamiento, que comprar un equipo de música o una rueda de auxilio. Para nadie fue un secreto, que la mayoría de los magos especializados en el arte de hacer desaparecer asadores, caseteras de música y ruedas de auxilio, eran argentinos recién llegados. Naturalmente estos, ocupaban plazas vacantes que por supuesto, al ciudadano americano no les interesaba ni les interesa, porque a pesar de ser un trabajo digno no es bien remunerado. A los trabajadores de valet parking en las discotecas, también se les acabo “la chamba” como se dice por esos lados, porque a la hora del cierre, al menos un cliente por noche, no encontraba su coche para regresar a casa. Y mejor, no recordemos a Ramón G., ex presidente del Banco de New York en Manhattan, que por distracción en un fin de semana largo, se llevó a su casa de Buenos Aires, 150 millones de dólares a medidos de los 80’s. Y tampoco es bueno acordarse de los compatriotas que estafaron, también por distracción, a Visa, Master Card y otros plásticos famosos, y que luego fueron deportados cuando finalizó su sentencia en las cárceles del estado donde cometieron el “error de cálculos”. Claro, ellos calculaban que cuando se descubriera el fraude, ya estarían en Argentina disfrutando de los beneficios de su sacrificado trabajo.
Crecer culturalmente en cualquier país menos en el de origen, es posible que nos lleve a dejar un poco ese nacionalismo mal entendido que tenemos metido desde la primera vez que escuchamos el Himno Nacional. Crecer culturalmente, también nos da la posibilidad de reconocer, las virtudes de otros argentinos que con orgullo nos representan en un sin fin de áreas profesionales, como lo es el periodismo. Y en este caso, ese periodismo tiene nombre y apellido: Laura Etcharren.
No conozco a Laura Etcharren, la entrevistaré utilizando los beneficios que hoy nos presta el Cyber Espacio, el mismo que muchas veces en el periodismo escrito y televisado (Youtube y otros) nos favorece y paradójicamente otras nos hunde sin piedad.
Sin excepción, todos mis colegas en esta redacción, y amigos personales que viven en USA y otros países de Latinoamérica y Europa, leen con gran expectativa sus artículos, que día a día nos sorprenden por su modo de enfocar el o los temas que acertada y objetivamente desmenuza. Laura es una incansable investigadora de los Mara Salvatrucha del Salvador y Honduras, lo demuestran la infinidad de notas publicadas en diversos medios gráfico/digitales. Finalmente, Laura es una socióloga que se denuncia como excelente profesional, mediante sus escritos sobre temas de actualidad deportiva y artística en la siempre vigente Buenos Aires de Argentina.
Reitero, no conozco a Laura Etcharren, y la misión de este “reportaje con prologo incorporado”, al fin y al cabo, mi pequeño -conejillo de Indias-, nos permitirá quizás, conocerla como es.
Mis expectativas, son las mismas suyas querido lector, esperemos a ver que pasa de este quien es quien a mas de 10.000 kilómetros de distancia.
1) Laura, usted es socióloga, sabemos que no es incompatible una profesión con la otra, pero díganos ¿cómo es que además resulta periodista?
Como usted bien dice soy socióloga. Y la sociología, es una carrera absolutamente vasta y ecléctica que te brinda una interesante cantidad de herramientas para poder abordar los distintos hechos de la vida cotidiana.
Mis escritos poco tienen que ver con el periodismo. De hecho, no soy periodista. Tomo algunas categorías técnicas del periodismo para que las notas tengan otra dinámica.
Y si bien he tenido que trabajar bastante para salir de lo que es mi formación académica ensayística, aún quedan algunos vicios. Los cuales, sinceramente, no me molestan porque forman parte de mi esencia profesional, ya que la sociología me ha permitido especializarme en medios de comunicación así como en el fenómeno de las maras en Centroamérica. Estas últimas cosas, de forma autodidacta.
Para ser más clara, mi intento reside en poder explicar a través de una mirada social, nutrida de diversos conceptos sociológicos, los hechos sociales y urbanos que se producen en esta sociedad moderna y contemporánea que como consecuencia de la abulia de nuestros gobiernos atraviesa por una crisis que la convirtió en opaca. En la que puede evidenciarse una ruptura de los lazos de solidaridad antes constituidos.
Razón por la cual, en mis notas hay una combinación de ambas cosas. Análisis social con tips periodísticos para que la lectura sea flexible pero no por ello menos rigurosa.
2) Sus escritos algunas veces la muestran como una mujer estructurada, ¿realmente lo es?
Digamos que sí. Lo que en realidad sucede es que tengo una educación bastante tradicional. Basada, fundamentalmente, en el respeto al prójimo y por supuesto en uno mismo.
Soy un poco conservadora y lo reconozco sin inconveniente alguno.
Sin embargo respeto todas las ideas, opiniones y gustos. Lo cual, no quiere decir que en todos los casos acepte o adhiera a ello.
En un mundo que ha devenido en líquido como dice el sociólogo Zygmunt Bauman, lo estructurado puede pasar por continuar respetando ciertos usos y costumbres. Algunos principios o formalidades que tenían mayor vigencia y aceptación en la tradición que en la modernidad.
Normas de urbanidad que para muchos resultan antiguas. Entonces, graciosamente, te dicen que pareces salida de una foto amarilla.
3) ¿Usted sabe de que murió el periodista Juan Castro?
Las versiones sobre la lamentable muerte de Juan Castro son encontradas. La reconstrucción de los hechos ha sido confusa y algunos medios de comunicación, incluso, la productora ENDEMOL para la cual trabajaba, se encargaron de marear aún más a los televidentes.
Algunos dicen que fue un accidente y otros que fue un suicidio.
Se habló de drogas y extremo cansancio. Lo cierto es, que existe una tendencia sostenida en nuestro país a dejar inconclusos todos aquellos temas que revelan la sociedad en la que nos hemos convertido.
4) ¿Usted qué opina del mamarracho que le quedo de cara a Graciela Alfano después de tanta cirugía?
Graciela Alfano es una mujer bellísima. Pero como les sucede a muchas mujeres, no puede soportar el paso del tiempo. Razón por la cual, se encierran en un quirófano y poco a poco comienzan a perder la frescura natural.
Aquella que encandila y tanto gusta a los hombres. Una belleza que también, es admirada por las mujeres.
Si tengo que elegir me quedo con la Alfano anterior a la cirugía.
No solo de cara sino también, de busto.
Igualmente, lo peor de la señora Alfano es que pretend
a competir a los 50 años con chicas de 20 y que a veces utilice más su figura que sus neuronas.
5) La política en Argentina ¿es una profesión o un curro?
Un poco y un poco. Hay políticos de carrera y hay otros a los que la política les llega por diferentes motivos.
6) ¿Conoce algún político honesto?
El señor escritor, periodista y político Jorge Asís y Norberto La Porta, quien lamentablemente ya no está entre otros. Un verdadero representante del socialismo auténtico.
Del resto, nada me consta.
7) Supongamos que usted no salió nunca de su patria ¿cómo cree que ven en otros países a los argentinos?
En otros países del mundo lo que más se conoce o tal vez, lo único que se conoce de Argentina, es la patética figura de Maradona.
Y de eso nos encargamos nosotros mismos.
Casi no se nos considera. Y ahora, con este gobierno aislacionista, peor todavía.
Nuestro brazo principal es Venezuela con el demente de Chávez y su “proyecto revolucionario.”
8) Si usted fuera una actriz famosa, frontal, honesta ¿iría al programa de Susana Giménez si la invitaran?
Sí porque lo tomaría como lo que es.
Haría que el espacio que me brinda sea funcional a mis intereses de prensa conforme a lo que vaya a promocionar. Nunca iría a hacer terapia o escándalos.
A Susana hay que tomarla como lo que es y no pedirle más que lo que da en pantalla. Quienes van a su living no buscan tener una entrevista profunda.
Saben como es ella. Por momentos se divierten con ella. Y de vez en cuando, se mofan, implícitamente, de sus incoherencias o distracciones.
Quienes asisten al programa lo hacen para pasar un momento agradable con una de las figuras más destacadas en materia artística que tiene nuestro país.
De un tiempo a esta parte, una animadora que puede gustar o no. Pero que mide entre 18 y 22 puntos de rating cuando no hace más.
A pesar de lo limitada que es intelectualmente, es una persona que tiene mucho carisma y color para estar en la TV.
Ir a lo de Susana es como ir a lo de Mirtha. Para la gente del medio, seria o no, es una realización.
9) Una pregunta de moda en Canal 11. Le parece que Julio Cortazar, seria nuestro representante como el verdadero “gene” argentino? (Responder únicamente Si o No, por favor)
No
10) Si el bote se hundiera, y tuviera usted que tirar al agua todos menos uno ¿en qué orden lo haría? – 1) Osvaldo Papaleo y Horacio Verbitsky. 2) Los piqueteros 3) Los Fernandez del Ejecutivo. 4) Nestor Kirchner. 5) Moria Casan. 6) Luis Brandoni. 7) Marcelo Tinelli. 8) Las madres de plaza de Mayo. 9) Cristina Fernández. 10) Charly Garcia
Tiraría primero a Charly García. Los piqueteros.
Luego a Néstor Kirchner, seguirían los Fernández del ejecutivo e inmediatamente Cristina. Luego arrojaría a Papaleo y Verbitsky seguidos de Luis Brandoni.
Más tarde a Moria Casan, Marcelo Tinelli y quedarían en el bote las madres de Plaza de Mayo.
Los primeros ensucian al país. Los faranduleros entretienen a la gente y las madres de Plaza de Mayo son el referente de una parte de la historia argentina. De heridas que no cierran porque tenemos un gobierno con retórica pasada y resentida que es funcional al dolor de las ellas pero que al mismo tiempo las lastima al no permitirles rescatarse de la barbarie vivida. Aunque ellas también, tiene un discurso fundamentado en el resentimiento y la venganza.
11) Si usted fuera una octogenaria como Mirtha Legrand, ¿le daría vergüenza hacer televisión? (Responder únicamente Si o No, por favor)
No
12) ¿Usted sabe qué es una zorra?
En principio un animal. Pero con el tiempo me di cuenta que también se le llama zorra a aquellas mujeres trepadoras. Que juegan con la ambigüedad, la seducción y el me dijo, le dije, le digo para alcanzar sus fines.
13) ¿Qué es un gato para usted?
En principio, es también un animal. Aunque aquí en Argentina, también se les dice gato a las mujeres que cobran por tener sexo.
14) ¿Por qué se suicido el Dr. Rene Favaloro?
Realmente no lo sé.
Puedo presumir algunas causas pero considero que la seguidilla de sucesos que llevaron al Doctor a tomar esa decisión se las llevó con él.
Desde mi punto de vista, las personas que se suicidan, por lo general, lo hacen para cargar de culpa a otras personas. Personas del entorno más cercano.
En el caso de Favaloro, puede haber algo de eso pero también, existía en él un profundo desgaste psicológico y por sobre todas las cosas, moral.
La Fundación Favaloro ha ayudado a muchísima gente. Todavía lo sigue haciendo. Sin embargo, cuando él pidió ayuda porque la debacle era una situación anunciada, nadie lo ayudó. Por lo menos, nadie con el poder económico suficiente.
Nuestra sociedad es extrañamente selectiva en el reconocimiento. En la memoria.
Aquí se erigen a figuras como la de Maradona, se recuerda religiosamente a la de Rodrigo, pero se olvidan de un hombre que hizo grandes aportes a la medicina.
Lo ignoraron en vida y también después de muerto.
15) ¿Por qué usted respeta exageradamente a Gerardo Sofovich, cuando no es ningún secreto que su gestión en Canal 7 terminó con la investigación de 200 millones de dólares que nunca se pudieron justificar?
Admiro a Gerardo Sofovich por su trayectoria artística. Lo respeto por eso. Es uno de los productores teatrales más exitosos que tiene nuestro país. Y por esa razón, también tiene muchos enemigos. A la gente le cuesta asimilar el éxito del otro.
No lo perdona.
Siempre se está a la espera de la caída o el error para salir a “matar” a la figura consagrada. Hay una tendencia acomodaticia. Me refiero a que la gente te da y te quita su legitimidad conforme a sus intereses.
En su momento, por ejemplo, Sofovich le era funcional a Jorge Rial. Principalmente cuando compartían la pantalla de AMERICA y el intruso era el divulgador de todas las primicias. Con el pase del primero a Canal 9 las cosas cambiaron y paulatinamente se lo comenzó a demonizar.
En cuanto a lo de Canal 7, hay muchas versiones encontradas. No puedo profundizar, ya que lo único que tengo son dudas.
Mi respeto y admiración, solo se limitan a su veta artística.
16) Jorge Rial, ¿es o se hace?
Es y se hace. Es un hombre muy capaz.
Tiene estilo y sabe cómo atraer la atención de la gente. Conoce las reglas del juego aunque a veces no se las banca.
Promociona bien lo que va a poner en pantalla en su programa.
Lo que le juega en contra es que es un obsesivo. No soporta que alguien lo pueda tapar periodísticamente. Menos, una mujer. De ahí, entre otras cosas, su pelea con Viviana Canosa.
Además, siente que puede ir con un puntero por la vida predicando sobre códigos y moral. Juega con la ética y los valores. En su fuero interior se considera muy superior.
Es un conductor veleta, lo cual ejerce una contra. Y si se le suma que a su lado tiene a Luis Ventura, peor.
17) ¿Le gusta el signo pesos? (Responder únicamente Si o No, por favor)
Si
18) Si usted fuera productora de un Canal importante de Televisión ¿contrataría a Nicolás Repetto? (Responder únicamente Si o No, por favor)
No
19) ¿Qué hay de cierto en que los que siguen la carrera de sociología se mueren de hambre?
A ver, como dije en algún momento de la entrevista, la sociología es una carrera que te proporciona muchas herramientas. Eso te da la posibilidad de reinventar tu vida.
A diferencia de otras carreras, cuando egresas de esta, no tenes un lugar específico en el cual trabajar. Además, todo depende de qué es lo que te guste.
En mi caso personal, me avoqué más a lo autodidacta. Al ensayo. Eso me limitaba mucho más y me llevaba a tener que realizar trabajos que no me fascinaban. Sin embargo, realizando encuestas, bases de datos y desgravando aprendí mucho.
Los sociólogos somos muy busca vidas.
Sucede que la carrera de sociología estuvo prohibida en el país durante muchos años. Con el proceso, muchos de los sociólogos hoy consagrados, o estuvieron presos, o bien otros, debieron exiliarse. Entonces, el paso a las nuevas generaciones no es sencillo.
Hay que intentar ser creativo y por sobre todas las cosas, muy paciente.
Gracias a Dios no me ha ido mal. Estoy en un proceso de despegue.
Todavía me queda muchísimo por aprender pero ahora siento también, que tengo mucho para ofrecer.
La construcción de mi blog me ayudó a encontrar mi lugar. Me permitió y permite, gracias a la aceptación de otros medios y los lectores, forjar mi nombre.
Es una carrera bellísima y muy rica, ya que tiene muchos valores agregados. Se puede trabajar, si se lo desea, hasta en los medios de comunicación.
Algo que personalmente me encantaría. Pero como todo, lleva su tiempo.
Ahora bien, volviendo un poco a la pregunta original, no conozco a ningún sociólogo que se haya muerte o se esté muriendo de hambre. Quizás lo que ocurre, es que el rédito material no es proporcional a lo que se trabaja.
Prestigiosos sociólogos tienen un interesante número de libros publicados y no son ricos. Y tampoco les deja el dinero suficiente como para limitarse solo a escribir.
20) ¿Si tuviéramos que elegir un presidente de argentina, y solamente hay 5 candidatos, Carlos Menem, Arturo Illia, Nestor Kirchner, Juan Perón y Juan Manuel de Rosas, usted a quien votaría?
Votaría a Perón.
21) ¿Cree en los signos del zodiaco?
Creo en la astrología. Fundamentalmente, desde que una prestigiosa astróloga de la nueva generación abrió un espacio digital profesional y poco convencional.
Me relaciono con la astrología desde hace un tiempo y buceando en ella encontré parámetros cautivantes.
Un espacio de color y sabiduría que si bien es totalmente opuesto a mi formación racional, no puedo negar su existencia y mucho menos la incidencia que tiene en las formas de actuar, pensar y sentir de muchos individuos.
En cuanto a los signos, me guío más por el chino que por el occidental.
22) ¿Qué pensó usted de Rolando Hanglin cuando dijo que “los únicos que tienen problemas con la homosexualidad son los periodistas”?
Que no es así. Muchísimas personas tienen problemas con la homosexualidad. Con todo aquello que salga de los parámetros naturales.
Hanglin es una persona sumamente capaz. Me encanta la manera que tiene de entrevistar. El trato que les da a sus oyentes. Su forma de presentarse ante el mundo aunque no acuerde en esa visión tan liberal que tiene de las relaciones humanas.
Hanglin, al ser tan abierto, tiende a limitar los prejuicios a determinados círculos. Cuando en realidad, la sociedad argentina es mucho más prejuiciosa y condenatoria de lo que aparenta.

23) ¿Usted estaría a favor de la pena de muerte si se estableciera en Argentina, como condena para secuestradores que asesinan a sus victimas?
Es una pregunta difícil, dado que siempre he estado a favor de la pena de muerte cuando de violadores comprobados en sus delitos se trata. Porque el violador no tiene cura alguna. En la cárcel se vuelven peor de lo que ya de por sí son. Es más, su patología alcanza niveles insospechados. Como ser, manifestar arrepentimiento. En realidad, el violador se arrepiente por las consecuencias que el abuso tendrá sobre él, no por la persona dañada.
En el caso de los secuestradores que matan a sus víctimas, ocurre algo similar. ¿Para qué matarlas si ya las secuestraron y seguramente obtendrán el pago de un rescate?
Se mata por morbo. Por una severa patología.
Pero como en Argentina la justicia es lenta y en varias oportunidades ineficaces, establecer la pena de muerte puede ser contraproducente.
Es decir, hay mucha gente acusada de la comisión de delitos agravados que son inocentes.
Razón por la cual, primero habría que reformular toda la estructura jurídica.
24) ¿Dónde cree que están los 700 millones de dólares que se desaparecieron de Santa Cruz?
Seguramente muy bien guardados en algún paraíso fiscal. O bien, en el lugar más obvio y por eso, menos sospechado. Este gobierno es previsible por momentos y por otros, es como la caja de Pandora.
25) Se dice que la mayoría de los medios de prensa argentinos están comprados por el mandatario de turno, usted que piensa, ¿mentira o verdad?
Hay más de verdad que de mentira. Sin embargo, paulatinamente, medios que jugaban para el oficialismo se fueron dando vuelta.
Aunque en realidad, quedan muchos subidos a la caravana del kirchnerismo.
Digitalmente, la oposición es más marcada.
Casi todos los medios digitales no oficialistas han sufrido distintos tipos de ataques para sacarlos de circulación.
“Libertad de prensa hay.” El tema, son las consecuencias.

Cerca del estallido

7 de septiembre de 2007

Por la banalización de los temas la inseguridad se incrementa y los delincuentes se sienten invitados.
Las primeras señales de las maras en Rosario.
El problema de las Maras en Centroamérica así como su sigiloso pero contundente avance en Argentina cobra mayor importancia.
Las señales acerca de la materialización del estado embrionario de maras en nuestro país es una situación que se ha tratado y anunciado desde hace tiempo en el blog. Más allá de eso, la falta de conciencia de los encargados en salvaguardar a los ciudadanos es alarmante, lo mismo que la falta de conocimiento que nuestros medios de comunicación manifiestan sobre el tema.
No obstante, todos hablan sobre la inseguridad que nos envuelve.
Realizan diagnósticos, critican e intentan imponer teorías. Mientras el oficialismo sella la barbarie culpabilizando a los pobres; la oposición cuestiona el accionar de Solá, Aníbal Fernández y Arslanian.
Tres compulsivos negadores de la Provincia de Buenos Aires que no aceptan que el fenómeno de las maras incursiona en el paisaje del Conurbano Bonaerense.
Parecen negarse a bucear en el tema. Y tal vez, la clave esté, en que reconocer esta situación implica entender que el caos existente nunca puede tener una respuesta selectiva. Un razonamiento precario y parcial.
Porque la inseguridad a la que asistimos ha trascendido los niveles de pobreza que pueden acarrear ilícitos.
Argentina atraviesa por un estado en el que se combinan pandillas con grupos organizados que revelan signos de sofisticadas tácticas y estrategias.
No hay una sola cosa o hecho que desate la violencia. La violencia está instalada en las distintas esferas sociales y por diversos grupos.
En su momento se habló de la primera clica de la Mara Salvatrucha en La Matanza que se cobró la vida de Eugenia Ledesma.
Hoy nos trasladamos a Rosario y observamos un panorama que nos acerca temerosamente al mundo de las pandillas. Aquellas que seguramente con el tiempo, querrán cobrar mayores espacios de poder para trascender el barrio y formar un grupo a gran escala de organización criminal.
Por un lado, “La Fabela” y por el otro, “Los Ninios Populares.”
Con estos nombres se presentan las pandillas rivales que van al choque constantemente. Estas bandas de adolescentes tiene como modalidad el manejo de internet para intercambiar amenazas. Por lo menos, así lo revela una nota publicada hace un par de semanas atrás el Diario La Capital de Rosario.
Ambas pandillas estarían compuestas por chicos que asisten a la escuela pero que tienen formas de actuar, pensar y sentir violentas.
Entre pintadas, golpes y una competencia que tiene que ver con una rivalidad entre integrantes de colegios, estos chicos tienen como medio de expresión los avances de la tecnología. Es por ello que se manejan con computadores.
Desde blogs, fotologs y otros espacios acuerdan lugares de encuentro y elucubran venganzas.
Un estado de situación que pone en alerta a la sociedad rosarina y que requiere de la inmediata atención de las autoridades. Porque los integrantes de la fabela tienen como lema “LA FAVELA MANDA.” Y los otros, no se quedan atrás. Arremeten y buscan posicionarse en el lugar que ellos consideran superior, el del dominio.
Todo ello, revela que Argentina es un caos. El colapso del que somos actores y espectadores nos devora como sociedad. Como país.
La ignorancia voluntaria y el desconocimiento al que nos someten los funcionarios abúlicos y retardatarios que están en el poder profundizan la problemática de la inseguridad. Se invita, mediante la banalización de los temas, a seguir por una debacle que nos conducirá a un estallido que cada vez está más cerca.
Cuando se habla o escribe de las maras, los investigadores y los periodistas, lo hacen como si fuese una situación lejana. Privativa del resto del continente.
Se empeñan en demostrar que Argentina está inmunizada. Cuando en realidad, nuestra exposición es brutal.
Mientras tanto, los países en los que las maras están declaradas desde hace tiempo, encaran diversos planes de erradicación y regeneración de las mismas.
Pero hasta el momento los resultados no son los esperados.
El panorama callejero y fronterizo centroamericano tiene como protagonistas a las maras y a las pandillas.
La lucha por el demonio del territorio y los barrios. La sangre derramada por el control de las fronteras que implica a su vez, el control del narcotráfico.
El continente enfrenta serios problemas políticos, sociales, económicos, educativos y de convivencia.
La violencia urbana no cesa.
Y la división entre campo y ciudad, en materia de inseguridad, es prácticamente inexistente.

Los intelectuales contraatacan

4 de septiembre de 2007

La Academia Nacional de Educación y los intelectuales que reducen los problemas sociales y educativos a los contenidos televisivos.
La tendencia sostenida por parte de los intelectuales y periodistas a criticar la televisión se incrementa y genera una polémica que por momentos, se vuelve caduca.
Porque la televisión que la sociedad de consumo ha elegido se vincula con todo aquello que el educador y Presidente de la Academia Nacional de Educación, Horacio Sanguinetti, rechaza.
Los contenidos vulgares y grotescos a los que el educador y otros tantos intelectuales se refieren son los que llaman la atención del público que tiene capacidad de decisión al momento de elegir que ver y que no ver.
Sucede, que existe una necesidad crítica destructiva hacia un medio tan masivo como la TV.
Labaké advirtió que "hay una confusión entre interés público y consumo de la gente. Lo que se consume no necesariamente es de interés público". Y Barcia acotó: "No se le da al público lo que el público pide, sino aquello a lo que se lo acostumbró a pedir" (Fuente Diario La Nación, Mariano de Vedia)
Esas declaraciones, no son más que un juego de palabras para justificar la instalación de un debate que a los televidentes les importa nada.
Aún no se ha comprendido que, de un tiempo a esta parte, entre cultura y televisión existe una relación de conflicto. Lo mismo que entre educación y televisión.
Lo que se busca en la Caja de Pandora es entretenimiento. Momentos de abstracción de los imponderables de la vida cotidiana.
Un espacio de ocio que solo queda en eso y en posibles comentarios de oficina.
El televidente no busca trascender lo que ve y mucho menos racionalizarlo.
La legitimidad a un programa está dada por dos cosas.
Una de ellas, el gusto y la otra, tiene que ver con una característica de sociedad voyeur.
Mirar algo poco estético por el solo hecho de mirar. Por curiosidad y fundamentalmente, por morbo. Aquel que también caracteriza a nuestra sociedad.
Decir que la TV tiene consecuencias negativas en los sectores de menos nivel educativo, niños y jóvenes es no entender que este medio no cumple una función social vinculada a la instrucción de los individuos.
“En vez de ser el gran aliado de la educación, los medios son muchas veces su principal adversario” dijo Sanguinetti.
El prestigioso educador que es sin duda un gran entendido en materia de educación, incurre en un error al querer reunir dicho concepto con el de televisión.
Su declaración plantea una supuesta lucha. Cuando en realidad, como ya se dijo, hay una simple relación de conflicto. Y conflicto, no es sinónimo de lucha.
La televisión se maneja como un sistema autopoiético. De autorregulación y sujeto a la medición minuto a minuto.
Es un sistema cíclico que cambia conforme a las demandas.
Razón por la cual, el conflicto que hoy existe, con el tiempo, puede desaparecer.
Los contenidos televisivos de aire son el reflejo de la descomposición social a la que se asiste como consecuencia de la falta de acción de las autoridades y la selectividad al momento de resolver los problemas más urgentes.
La Academia de Educación en conjunto con sus integrantes, deberían revisar sus declaraciones, ya que lo ha colapsado en nuestro país es la educación como una de las esferas que componen esta sociedad moderna y contemporánea.
Es decir, la esfera educativa atraviesa por un momento caótico que tiene como premisas el vaciamiento de las aulas y la toma de las casas de estudio.
Situaciones que no son provocadas por la televisión sino por un estilo generacional de jóvenes contestarios y muchos de ellos, vagos.
Chicos que no consumen prácticamente televisión porque gran parte de sus horas se la pasan reunidos en asambleas.
Y ningunean el medio, dado que todo aquello que escape al “Manifiesto Comunista” o la revolución del proletariado es inferior. Poco serio.
Subestiman a la televisión, dado que creen estar por encima de todo y de todos.
Grupos que buscan conflictos donde no los hay y cuando los encuentran, la primera medida que toman es la realización de marchas.
Las aulas se vacían y se convierten así, en eternos estudiantes.
Aquellos que utilizan a la universidad como velo político.
Que no cumplen con las normas estipuladas de regularidad y que se sienten dueños de las distintas facultades al desplegar en las entradas enormes mesas partidarias que buscan coptar adherentes, a veces, de forma coactiva.
Ahora bien, en los colegios secundarios ocurre algo parecido. Fundamentalmente, en aquellos que dependen de la UBA.
Los estudiantes poseen una necesidad de revelación que no está dada por el factor televisivo sino por un modo de hacer política heredado de los universitarios.
Una construcción piramidal encabezada por estos últimos, seguida por los secundarios y padecida por el resto de la sociedad que observa como chicos de entre 16 y 30 años buscan manejar los hilos sociales del poder.
Entonces, si la educación está en crisis no es a causa de la negatividad que produce la televisión.
El conflicto está en el vínculo entre estudiantes y profesores.
Entre las concesiones del Ministerio de Educación y los alumnos. Y en la falta de diálogo y presencia en los hogares.
Utilizar entonces a la televisión como instrumento generador de la debacle de una parte de la sociedad argentina es trasladar el problema a otra cancha.
Es desvincularse de las responsabilidades y entrar en otros terrenos.
En lugar de mirar y actuar en el espacio que se les fue asignado.
Ocurre, que así como los jóvenes se sienten que están más allá, también existe un círculo de intelectuales dedicado a intelectualizar y analizar todo aquello con lo que no acuerdan.
En síntesis, justificar en cierta forma que los problemas generacionales y de las clases más bajas se deben a los contenidos televisivos es banalizar el problema por el que atraviesa la educación.
Es amparar la tendencia contra hegemónica deportiva. Es avalar una exquisita cultura de contratapa y felicitar la manipulación de cinco o seis conceptos intelectuales que colocan algunos estudiantes, generalmente de izquierda, en sus retóricas.
Pues seamos claros, el problema no son los medios. No es la televisión.
La carencia de conocimiento, la ignorancia, la falta de educación, de normas de urbanidad y de usos y costumbres guarda íntima relación con la ruptura de los lazos familiares. Además, por supuesto, de la existencia de un sistema permisivo de mirada retardataria que acepta la permanencia viciosa y eterna de jóvenes que para lo que menos utilizan los claustros educativos es para cultivarse y nutrirse.
 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS