La autárquica izquierda

29 de mayo de 2007

El conflicto en la UBA, el Pellegrini y el reclamo deportivo.
La Universidad de Buenos Aires (UBA) siempre ha sido un espacio que combinó política con estudio.
Claustros universitarios que por momentos, uno debía detenerse para observar, si eran casas de estudio o casas que reunían diversas agrupaciones políticas que en su mayoría, son de izquierda.
La facultad de Ciencias Sociales, al igual que la de Filosofía y Letras, Psicología y Economía son las universidades que encabezan el ranking con más “compromiso” por hacer valer derechos y adquirir otros.
Pero algo paradójico sucede.
Y tiene que ver con una brutal contradicción que se genera en la acción de todos aquellos que siempre se proclaman en su retórica contra todo.
Es decir, muchos integrantes de los centros de estudiantes, o bien algunos de los militantes de partidos como el PTS se presentan como eternos estudiantes.
Son aquellos que pueden llegar a alcanzar una década dentro de cualquier facultad.
Ellos, no son estudiantes.
No obstante, ese rótulo les sirve para canalizar demandas que forman parte de un imaginario que ha trascendido la utopía para convertirse en un concepto límite.
Porque si bien es cierto que las mejoras salariales deben producirse, lo mismo que otros válidos reclamos, también es cierto que la FUBA no puede pretender intervenir en la subjetividad de todos los miembros de la Universidad imponiendo una voluntad.
La de ellos.
Hay que respetar las jerarquías y las elecciones que se llevan adelante.
De lo contrario, ellos mismos recaen en lo que tanto critican, las actitudes autoritarias.
Modos extremos que no son buenos ni de un lado ni del otro.
Hoy el Colegio Carlos Pellegrini se encuentra tomado.
No dejan pasar al nuevo rector, el señor Juan Carlos Viegas.
Los padres de los alumnos lo acusan de generar violencia cuando en realidad, la violencia parte de los estudiantes.
Muchos de ellos manipulados por la FUBA y por la nostalgia guevarista y castrista.
Otros, sumidos en la rebeldía y en ese poder y estampa distinta que consideran les otorga, ser de izquierda.
Chicos, en su mayoría, que no tienen idea de que es izquierda o derecha, puesto que de saber, no cometerían los actos irracionales que cometen.
Pretenden hacernos creer que son personas abiertas al diálogo pero no lo son.
Quienes caminamos por la Universidad de Buenos Aires, y estudiamos en algunas de las Facultades, tomamos conciencia que todos los partidos que se auto titulan de izquierda poseen un pensamiento autárquico.
Ellos siempre tienen “razón” y están con el pueblo. Con las masas.
A ellos, hay que decirles que ser de izquierda no es sinónimo de tomar espacios.
No se homologa la lucha por los derechos con el montaje de un rancho por ejemplo, cuando decidieron acaparar el rectorado. Un lugar que fue convertido en un espacio en el cual, se comía, algunos se drogaban y otros, mantenían relaciones sexuales.
En ese espacio, quienes verdaderamente queríamos estudiar al mismo tiempo que ayudar en el reclamo por un edificio único de Sociales, debíamos escuchar al profesor.
Son diversos los ejemplos que pueden darse.
En la Facultad de Ciencia Sociales que los militantes del PTS al momento de votar, buscan coaccionar a los alumnos para que el voto vaya para ellos.
Se degenera la política al tiempo que se degeneran muchas de las personas que no han entendido que la izquierda nada tiene que ver con ser contestario compulsivo.
Tampoco es una moda.
La ideología es una convicción bien entendida.
Se puede dejar que las autoridades cumplan con sus obligaciones y que los estudiantes estudien sin necesidad de vaciar las aulas.
Porque las aulas vacías nos convierten en rehenes de la mediocridad.
Del pauperismo mental.
Se puede reclamar sin necesidad de anular el conocimiento porque para algo, cuatrimestre por cuatrimestre, egresados del secundario se anotan en distintas carreras.
La idea es combinar estudio con reclamo.
Que la universidad no sea un reservorio de parásitos que se creen que por ser parte de una Facultad son más que el resto.
Estar en un lugar, no significa ser parte.
Ser parte es comprometerse con la obligación adquirida.
Estudiar, no vaciar las aulas y entablar un diálogo que tenga una línea coherente.
Los estudiantes, la FUBA y los partidos de izquierda no pueden ocupar todos los cargos.
Es necesario respetar las investiduras.
Entender que con agravios y violencia, el problema que desde hace años arrastra la UBA no se solucionará.
En síntesis, internalizar que la acción bárbara no es la vía.
Que las imágenes de violencia desvirtúan a todos los integrantes de la Universidad.
Y que seguramente, la flexibilización verbal, sea una de las alternativas más funcionales para no seguir por el indefinido camino de las acusaciones.
Para desterrar la sensación de que en la UBA, los reclamos, ya son un deporte.

Los ídolos: Una construcción social

28 de mayo de 2007

A continuación se reproduce desde el blog, una entrevista que el periodista Alejandro Duchini me realizó para el diario digital www.infobae.com

¿Por qué Tevez genera tanta pasión más allá del fútbol?
Es posible que la de Carlos Tevez haya sido la mejor aparición futbolera argentina de los últimos tiempos. No es descabellado pensarlo si se tiene en cuenta que un Lionel Messi ha triunfado en España y no en nuestro país; o que Juan Román Riquelme no ha generado a su alrededor lo que el actual jugador del West Ham inglés.
Hay en Tevez una historia de chico pobre nacido en un barrio marginal que suele seducir, convocar seguidores. Siempre seducen estas historias de personas que se hicieron de abajo y que desde abajo llegaron a lugares a los que no cualquiera llega.
No se trata de prestigio, sino, simplemente, de lugar.
A eso se le suman las revistas del corazón (modelo mediante; Natalia Fassi), que siempre venden. De este jugador que ha conquistado al fútbol inglés se habla en la siguiente entrevista.
Y la socióloga Laura Etcharren explica por qué, a su criterio, Tevez genera tanta pasión.
¿Cuáles crees que son los motivos por los que seduce tanto la figura de Carlos Tevez?
El suyo es un fenómeno social al estilo Maradona porque emergen de un mismo lugar: de barrios pobres. Uno de Villa Fiorito y el otro de Fuerte Apache.
Eso tiene un plus en la carrera de ambos cuando ascienden futbolísticamente.
Porque el estar rodeados de gente pobre, para la sociedad en general, genera algo morboso. Todo el tiempo se recalca que es de ahí, de ese lugar pobre.
Y hasta las cámaras de televisión muchas veces fueron a esos sitios.
Se entiende que suceda en la Argentina pero ¿por qué pasa también en Inglaterra?
No creo que la gente allí indague demasiado de dónde viene.
Lo que pasa es que llegó ya siendo un consagrado en su país de origen. Igual que Maradona.
Los dos exportaron esa consagración y la gente la compra.
Pero la compran porque son buenos futbolistas.
¿En este país se compra el “paquete” y en Inglaterra sólo interesa lo deportivo?
Si algo así. Sucede que acá se juntan los dos factores y allá sólo lo deportivo.
Aquí su origen social le fue funcional al fútbol pero por la legitimidad que obtiene de la gente.
Un chico que nace en Fuerte Apache rodeado de peligros, drogas, un lugar más heavy:
‘¡Mirá hasta dónde llegó!’.
¿Y hasta dónde llegaron, realmente?
Lo que voy a decir puede sonar de derecha o extremo pero es real.
Es una teoría sociológica: Hay personas que ascienden económicamente pero no socialmente.
Es el caso Tevez y Maradona.
Ellos no ascendieron socialmente.
El entorno de Maradona es paupérrimo.
Va a lo de Susana Giménez, sí. Pero Susana no es una persona intelectual. Que se junte con gente importante no quiere decir que se haya superado socialmente.
No es prejuicioso.
Las oportunidades
¿Perdieron, o están perdiendo una gran oportunidad?
Podían haber mejorado en muchos aspectos, sin embargo no lo hicieron.
Maradona lo demuestra al no querer aceptar a sus hijos extramatrimoniales.
Cuando sólo reconoce a sus dos hijas; cuando no respeta e insulta, por ejemplo, a los médicos del Güemes.
Una persona que se pone un reloj en cada muñeca, que le regala un auto digital a su hija (…)
Se observa que todo pasa por lo material. Maradona no siguió estudiando para superarse.
Es como el caso de las modelos o vedettes: llega un momento que necesitan cultivar su intelecto, prepararse para trascender el cuerpo. De lo contrario, se les terminó la vida practicamente.
¿Y en el caso de Tevez?
Él también estuvo con Susana (Giménez).
Ascendió económicamente, se piden por él 80 millones de dólares, tiene a su mujer, a su hijita, pero lo único que recalca es que la hija estudie en Europa.
Lo importante no es que estudie en Europa sino que estudie.
Por ejemplo, en Inglaterra se niega a aprender el idioma.
Y sus compañeros aprendieron a hablar castellano para comunicarse con él.
En cambio él no tiene interés en superarse socialmente, no quiere superarse más que en su circuito. Salió de Fuerte Apache pero su esencia sigue estando ahí, en ese lugar.
El trasladó sus cosas a un piso 20 inglés con cumbia y música y está bien. No obstante, no logró un ascenso social, no se abrió. Cuando se le acabe el fútbol no sé qué hará.
Cocodrilo, favelas y Fidel Castro
¿De quién es la culpa? ¿Del jugador, de su entorno, de la sociedad en general?Estas cosas son construidas por nosotros mismos. Es la sociedad la que construye al ídolo.
Hay ídolos porque hay gente que los glorifica.
El caso de Maradona, el caso de Tevez, incluso el de Messi, aunque con más diferencias.
Todos resaltan los goles de Maradona porque es un excelente jugador de fútbol.
Como deportista, es pésimo. Un hombre que se droga como él no es un buen deportista.
Existe una gran diferencia entre jugar bien y ser un buen deportista.
Un buen deportista no se va de gira nocturna a ‘Cocodrilo.’
En Pelé está el contrapunto: Sale de una favela pero fíjate cómo él, con instinto de superación, que tal vez lo tiene genéticamente, se interesó por tener un capital intelectual.
A Tevez eso no le interesa.
Y la sociedad argentina siempre patea la pelota para afuera.
Maradona tiene en el corazón a Fidel Castro y al Che, mientras que en el bolsillo lo tiene a Macri. Porque lo único que quiere es dinero.
Maradona es una contradicción viviente. Es muy copado decir en un momento ‘soy de izquierda, soy del Che, viva Fidel Castro’.
Pero después (...) Acá Maradona no vota al Partido Obrero, vota a Macri, a la derecha.
¿Te parece que Tevez va en similar camino?
Ojala no tenga los mismos desbordes de Maradona. Tevez es pichón aún.
Diego está rodeado por gente que se le acerca por plata, pero no es gente importante.
El circuito de Tevez son los jugadores de fútbol, nada más.
Los reyes de Inglaterra no lo invitarán a una reunión.
Pero a Maradona, sí. Se convirtió en un opinólogo de todo.
La gente le dio la legitimidad para opinar sobre todo lo que sucede. Esa legitimidad que le dieron en Argentina y en Italia, en Nápoles.
Y al lado tenía un manager piola en ese sentido, que no era un semi analfabeto (por Guillermo Cóppola).
Tevez habla sólo con sus jugadores y con su familia, pero Maradona se politizó más.
Al ser un ídolo la gente se encegue con él y no puede apreciar qué dice incoherencias.
¿En este panorama, cuánto cuenta el avance de una sociedad sobre otra?
Hay una realidad: Europa es más avanzada que América en materia de intelectuales.
Ahora estamos empezando a crecer. Pero la historia latinoamericana es diferente a la europea. Creo que en Europa cada cual tiene el lugar que debe tener.
Pero Maradona ya es masivo, auque los ingleses no lo quieran.
No sé si hay una diferencia entre Argentina e Inglaterra sino entre Europa y Latinoamérica.
No es que una sea mejor que otra, son distintas.
¿Cómo se maneja la fama cuando te permite hasta tener a tu lado a las chicas del momento, a las más deseadas por la gente en general?
Las famosas que salieron con él no buscan a Tevez, sino lo que hay detrás de él.
¿Y qué hay detrás?
Plata. Nadie les quita que son buenos jugadores de fútbol.
Ocurre que muchas mujeres buscan lo que tienen detrás.
Y además saben que por intermedio de él, entran a un ambiente como el del fútbol, íntimamente vinculado con el del espectáculo.
No me cabe duda de que su esposa está enamorada, pero las otras, las que lo buscan, quieren llegar a otra cosa.
En definitiva, en contraposición con una sociedad consumista, materialista, queda en claro que el capital intelectual es sumamente necesario. Hay quienes se creen piolas porque tienen dinero.
No comprenden que por no tener cultura pueden caer en la trampa.
Y algunos se hacen los tontos para pasarla bien.
 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS